Roberto Fuentes Vivar

Escrito por juegosysorteosdejalisco 26-05-2016 en Juegos y Sorteos. Comentarios (0)

La industria del juego en México atraviesa por un limbo de más de 18 meses, pues desde diciembre de 2014 el Senado mantiene congelada la nueva Ley de Juegos y Sorteos, aunque en enero de este la Suprema Corte de Justicia ya dictaminó la legalidad de esta actividad.

A pesar de la incertidumbre, este martes y miércoles los ojos del sector de los casinos a nivel mundial le han apostado a nuestro país, en donde se realiza la “III Cumbre Iberoamericana del Juego”, en la cual participan 11 naciones. Desde luego estará presente Luis Felipe Cangas, director general de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, así como más de 200 directivos de empresas, casinos, fabricantes y proveedores de la industria, sin olvidar a los sindicatos y académicos.

Dentro de los países que participan se encuentran España, Panamá, Paraguay, Portugal, Puerto Rico, Uruguay, Brasil, Argentina, Perú y El Salvador.

La Cumbre contará con las ponencias de actores relevantes del sector casinos como la AIEJA de Miguel Ángel Ochoa, la AGEM de Carlos Carrión y la APJSAC de Alfonso Pérez, así como permisionarios, fabricantes y proveedores, mismos que componen la cadena completa de una industria tasada en poco más de siete mil millones de dólares anuales en México.

Desde luego que uno de los temas clave de la cumbre será la regulación del sector que incluye la certificación del personal y máquinas, el juego en línea y en vivo, el combate al juego ilegal, la ludopatía y el juego responsable.

Es interesante que vengan a México directivos de primer nivel de firmas globales como Gaming Laboratories International (GLI), de James Maida; Codere, de José A. Martínez Sampedro; Zitro de James Boje; CIRSA de Joaquim Agut; EIBE de Helio Bueno; Palacio de los Números, de Óscar Paredes; Caliente, de Jorge Hank Rhon; y Bemex-Metronia, de Adolfo de los Ríos; así como la poderosa UNI Global Unión, de Daniel Amoroso, que agrupa a más de 20 millones de trabajadores.

Desde luego, para las firmas y para los asistentes, México es un país interesante,  pues en el mercado interno hay 322 salas abiertas, las cuales representan 38 mil empleos directos y 140 mil indirectos, además de los 337 casinos con aval de apertura. Y eso sin contar con el juego ilegal que no se ha podido erradicar y que se ha convertido en una lacra para los inversionistas serios.